Bienvenidos a nuestra Editorial!
WhatsApp Ventas: +51 973 889 434
El ayuno refuerza nuestras defensas

Los niños tienen el impulso natural de evitar la comida cuando se encuentran enfermos, por ejemplo cuando tienen gripe. A menudo, los padres, con la mejor intención del mundo, tratan de hacerles comer con el siguiente argumento: “Nene, tienes que alimentarte para recuperar fuerzas!”. Sin embargo, algunas investigaciones en el terreno de la ciencia básica demuestran que ayunar en caso de enfermedad no solo no debilita el sistema inmunitario, sino que incluso lo activa.

En 2016, el equipo de inmunólogos bajo la dirección de Ruslan M. Medzhitov, de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, probaron que el sistema inmunitario combate mejor las bacterias si se ayuna, ya que esta medida refuerza los cuerpos cetónicos disponibles. Estos cuerpos son productos metabólicos que surgen en situaciones de carencia de energía, como por ejemplo en caso de hambre.

No ocurre lo mismo con los virus: ante su ataque, las células del sistema inmunitario requieren energía procedente de la glucosa para poner en marcha la defensa del organismo. “Feed a cold and starve a fecer” se aconseja en los países anglófonos (alimenta al resfriado, pero haz pasar hambre a la fiebre”). Así pues, el ayuno es beneficios en caso de infecciones que cursan con fiebre o supuración.

Médicos de todas las épocas, desde Hipócrates hasta incluso Kneipp, han observado que la renuncia al alimento, siempre y cuando no sea exagerada, puede mejorar la salud.


Fuente: Curar con la fuerza de la naturaleza, de Andreas Michalsen. Un médico en defensa de la naturopatía

Agregar Comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *